Dónde comer y beber, Tabancos

Tabanco San Pablo

Abrió sus puertas en 1934, en la calle del mismo nombre, y en el corazón del barrio de San Miguel. Uno de los lugares que sigue teniendo la vigencia de antaño, el calor y la sensibilidad típica de una época antigua en la que en Jerez se entendía de vinos como en ningún sitio del mundo.

El Tabanco San Pablo tiene el encanto de las bodegas a media luz. Detrás de su mostrador sobresalen imponentes los barriles en los que reposan los jereces que Jesús sirve del propio barril. Hay toda la gama. Se pueden tomar en la barra o también en las mesas bajas de madera con bancos que hay repartidas en la bodega o en la terraza de la calle San Pablo. Si se desea se puede comprar el vino para llevar. 

Para comer tienes que pedir la famosa tortilla de patatas de “La Nena”  y también los chicharrones del establecimiento, aparte de queso, chacinas, papas aliñadas o ensaladilla, excusas deliciosas para acompañar de una copa de vino. Y según temporada, un buen guiso: berza, caracoles, menudo, ajo campero…