Dónde comer y beber, Mostos

Mosto Cerro del Arte

Si cuando tomamos la subida al Corregidor Viejo seguimos recto en lugar de girar a la izquierda, nos adentraremos en el Pago del Carrascal, el camino que lleva hasta el Cerro del Arte, uno de los mostos más pintorescos que existen. Un cobertizo de maderas y chapas en cuyo interior habita todo un universo. Allí, al igual que en los dos anteriores, no encontraremos, además del rico mosto, más que algunas aceitunas para acompañarlo. Salvo que cada uno lleve algo de comer. Allí tienen una plancha a disposición de los clientes, así que Antonio, el propietario sentado ante su estufa de carbón, y su yerno Miguel se encargan del mosto y dejan el resto a la imaginación de los visitantes.